Lo importante no es ganar, sino competir

Eric Moussambani no es un nombre reconocido mundialmente por sus hazañas en el deporte, no es un deportista que gane millones y viva la gran vida gracias a contratos de marketing ni mucho menos, y no necesitó de todo el aparato mediático para hacerse famoso, lo cual hizo en la máxima justa del deporte y hará que su nombre sea recordado por siempre. Eric ganó fama mundial en los Juegos Olímpicos de Sídney, celebrados en el año 2000, cuando nadó la prueba de 100 metros libres en 1 minuto 52,72 segundos, más del doble que sus competidores más rápidos e incluso superior a la plusmarca mundial de 200 metros.

Consiguió participar en los Juegos Olímpicos sin alcanzar los tiempos mínimos requeridos gracias a un sistema diseñado para permitir la participación de deportistas de países en vías de desarrollo. En las eliminatorias compitió con otros dos nadadores, admitidos en los Juegos por el mismo sistema, que fueron descalificados por falsa salida, por lo que nadó solo.

Mientras que el ganador Pieter van den Hoogenband consiguió la plusmarca mundial con 47,84 segundos, Moussambani empleó más del doble de tiempo mientras era aclamado por el público asistente. Después declararía: “Los últimos quince metros han sido muy difíciles”. Moussambani nadaba solo, por haber sido descalificados sus otros dos contrincantes (uno de la India y otro de Tayikistán) y completó el recorrido entre los gritos del público, que se puso en pie cuando terminó su agónica carrera. En los días y meses posteriores, se convirtió en un héroe popular invitado a programas de televisión y otros eventos.

Antes de llegar a los Juegos Olímpicos, nunca había visto una piscina olímpica de 50 metros. Había comenzado a practicar natación sólo ocho meses antes en una piscina de 22 metros de un hotel, dada la falta de infraestructuras deportivas en su país.La piscina olímpica le pareció tan gigantesca que pensaba que medía 100 metros y que no tenía que hacer un trayecto de ida y vuelta. No pudo participar en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, a pesar de haber bajado su marca personal por debajo de los 60 segundos, debido a un problema con el visado.

Su participación, que en momentos parecía que se ahogaba, le dio la vuelta al mundo, dejando una imagen imborrable y su nombre grabado en la historia del olimpismo, Eric Moussambani, tomó el protagonismo de un medallista olímpico y lo hizo firme a sus recursos, con la mejor intención y en el mejor sitio posible para cumplir su sueño.

*En marzo de 2012 fue nombrado entrenador del equipo nacional de natación de Guinea Ecuatorial

Anuncios

About Chucho

"Experto" en Hypermatematicas, Entomología Hiperbólica y Microcalifragilistica. God Bless this Mess. Conocedor de poco y experto de nada. ¡Abandona toda esperanza, tú que entras aquí!
Esta entrada fue publicada en De todo lo demás. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s